Sueño 649

Últimamente me siento con los pies en el mundo, volando a ras de suelo, cerca de mí mismo, recordando cómo es eso de quererse fuera de la sociedad. Cómo es eso de escribir desde la ventana de un autobús, mirando las vidas que le invento a las personas con las que me cruzo y a veces, el reflejo de mí mismo, me habla “de tú” desde el cristal.

Me siento soñador, reconecto con la aventura de ser yo mismo llenando de huellas mi camino. Sueño con todas las vértebras de mi cuerpo y cada una de ellas me dan felicidad con su vestido de colores al viento.

Me siento como un poeta que sin llegar a serlo ha encontrado, perdido y vuelve a buscar, una musa en un sendero verde, una maceta en la ventana. La inspiración es caprichosa y su llegada suele dejarme dolorido pero lleno de sílabas, palabras y versos con ambición de poema.

Y al final después de tanto sentir, me descubro. Hablando más de ti que de mí. Viajando, escribiendo, viviendo, abrazando abrazos imaginarios. Mirando tu casa desde mi balcón a miles de kilómetros de ti.

SM

2 comentarios sobre “Sueño 649

Agrega el tuyo

  1. Soñar es a veces lo único que nos queda pero no hay que perder la esperanza porque también a veces… los sueños se hacen realidad y las “musas” se convierten en personas de carne y hueso que nos inspiran susurrándonos al oído. 😉
    Bonito escrito. Me gusta!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: