Carne de poema.

Ayer volví a hablar de ti,
y todos quisieron ser tú,
porque existes sin estar.
Como la voz amiga que grita
“bésala” en el primer beso.
Como el viento,
que dibuja la perfección del aire cuando te toca.

Ayer volví a hablar de ti,
y todos quisieron ser tú,
porque eres el abrazo en la despedida,
la carne del poema,
la vértebra sonora de mi vida.

Ayer volví a hablar de ti,
y fui ese poema repetido
que vive en la página más gastada del libro que no lees.
Ese poema capaz de condenarme
a ser un hombre cargado de pasado
y feliz a pesar de.

Ayer volví a hablar de ti,
y me descubrí hablando conmigo mismo de mí.
No hay nada peor que darse la razón con el reloj en la mano,
mientras tu tiempo pasa y no consuela. El mío te espera.

Tenía que decírtelo, ayer volví a hablar de ti
y recuerdo que mentía.

SM

Facebook SergioMiramos

2 comentarios sobre “Carne de poema.

Agrega el tuyo

  1. Secretos que se guardan en un cajón del corazón y que de cuando en cuando lo abres por equivocación o por nostalgia. La vida se escapa de las manos como la arena fina de La playa y no vuelve.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: