Tenemos la obligación de soñar.

Algunos hombres ven las cosas como son y dicen: ¿Por qué?
Yo sueño con cosas que nunca fueron y digo: ¿Por qué no?

Antonie de Saint-Exupéry

Tenemos la obligación de soñar, soñar en mayúsculas, soñar hasta que se crea, sin miedo, sin excusas, soñar a lo grande. Me parece que los sueños están siendo relegados a un grupo cada vez más pequeño de personas, los llamados casi de forma vejatoria “soñadores”, seres casi olvidados los cuales cada vez tienen menos cabida en una sociedad pesimista y conformista. Pero los sueños no se pueden olvidar y son demasiado puros para menospreciarse. Porque un sueño que se olvida es una cicatriz más para el alma. Ese lugar de nuestra identidad que no sabemos bien ni como llamar porque no la conocemos aún lo suficiente.

Es importante soñar, se le olvido este tema a la escuela, quizás porque no interese que haya gente que sueñe y si gente que duerma. Tampoco le dieron mucha importancia a los sueños nuestra generación anterior, a ellos no les salía otra cosa más que: “niño déjate ya de pajaritos y pon los pies en la tierra, estudia y sé funcionario”. Menudo cementerio de alas rotas…

Es en nuestros sueños donde reside la energía que nos ayuda avanzar, no solo personalmente. También como grupo, como sociedad, tenemos la obligación de encaminar nuestra vida hacia nuestro éxito personal. Educar en ello a los niños, promover esta información a quién nos escuche, amigos, alumnos, compañeros, clientes… comprometernos con nosotros mismos en ser mejores humanos cada día, cada año que pasa. Dejar una huella, más grande o más pequeña, pero una huella en favor de nuestro mundo.

Los sueños son el antídoto al conformismo, y a la pereza que nace del conformismo. Este es el lastre para la evolución, el peso que lleva por bandera la juventud más joven. Con conformismo y pereza no solo no se crece, se decrece. Y crecer es la naturaleza de la vida, decrecer es empezar a morir, y ambicionar es la naturaleza humana. Ambas en equilibrio deben ser re-aprendidas por nuestras mentes y alimentar así nuestras almas de sueños libres, sabios, ricos.

SM

Mil Gracias por leerme, ¿Me sigues en Facebook?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: