A mis treinta y uno.

A mis treinta y uno observo la luna llena en los ojos de una madre,
que no puede quererme más, porque si lo hiciera,
se le rompería el alma a pedazos dejándome muerto de hambre.
Veo la mirada de un padre, que al mirarme me dice sin decir ni mú:
“eres mi mejor obra de arte”.
Siento a una hermana que me da la vida matándome de risa, haciéndome cosquillas,
grabándose a fuego desde que nació y se coló, entre mi sístole y diástole.

A mis treinta y uno abro la ventana al balcón del cielo,
desde el que una abuela sonríe en favor de mi suerte.
Canto sin cantar, con dos amigos divinos, los regalos más inesperados,
porque más que amigos somos como hermanos.

A mis treinta y uno doy cuerda al reloj de mi felicidad,
abro la piña de mis pinos piñoneros.
Doy, invito y reservo.
Lo que necesites, a lo que quieras, el vino, a unas caricias con esmero.

A mis 31 apuesto al rojo,
aprendo a querer más, mejor, diferente.
Gestiono la ambición de mis sueños,
invento textos, escritos, besos.
Confío en mí, en ti, en la abundancia de la vida.
Voy sin frenos, piso el acelerador,
sin miedos, con excesos.

Crezco hasta que se me queden cortos todos los pantalones,
vuelo alto y lejos, como lo hacen los aviones.
Y sin permiso me cuelo con mis treinta y uno,
en tu cama, en tu noche, en tus sueños.

SM

Mil Gracias por leerme, ¿Me sigues en facebook?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: