Declaración de guerra.

Desnudo ante tu curiosidad abro los brazos para que me observes bien.
Como se observa una pieza de museo, como se huele un libro nuevo,
como se tocan las teclas de un piano cuando no sabes tocar.

Dejo que juegues conmigo, me expongo a tu mirada sin pestañear,
disimulo las cicatrices, encojo el alma, maquillo las heridas.
Pero no aguanto más, me cansé.
Hoy te declaro la guerra, antes de pasar el invierno sin ti.

Afilo mi lengua cuando tu curiosidad
me descose por dentro las heridas y abre la jaula de mi ira.

Preparo la gran ofensiva, con todas las palabras que no mereces,
con todas las risas de otras mujeres.
Escribiré con sangre en las paredes de tu conciencia,
que de nuevo, me dejaste en mi puerta un corazón roto y sin maletas.

Y a pesar de todo, escribiré a fuego lento en las sombras de la noche,
un camino de amor hacia mi puerta, por si se te olvida el nombre de mi calle,
por si decides enamorarte de mí arte para la guerra.

SM

Mil gracias por leerme, ¿Me lees en Facebook?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: