Mi gata Gata

Ya somos amigos, ella me maúlla, yo le cuento los cuentos que ni yo mismo me creo. Le leo los poemas más olvidados, le hablo de viajes, del color de su piel y ella se roza por mis piernas. Le ofrezco las aceitunas con martini que todas las noches me rechaza. Me enseña los Pinos que alcanzan los sueños más altos, da media vuelta y desaparece, así sin más, sin un hasta luego, sin un “llámame pronto”… ya ha comido, es una gata sin nombre, pero una gata decente.

SergioMiramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: