Si los 30 te comen la moral

Si tu vida va con retraso en el tren de lo que se supone normal,
si la rutina a veces te come la moral.
Si ayer ya es mañana y no disminuye la velocidad, si el tiempo vuela, si la prisa apesta.
Si los sueños te dan alas y también algún que otro lastre de más.
Si a pesar de tu corta edad, ya aprendiste a echar de menos.
Si a los 30 cuentas arrugas y alguna que otra alma, a la que quizás si, ¡parecía mentira! pero conseguiste llegar.
Si al hacerlo te asustastes,
si parece que todo el mundo marcha por el camino fácil y el tuyo se hace cuesta arriba, se pierde, se desvanece o le crecen muros.
Si buscas algo más dentro de un cuerpo, algo que siempre supiste que estaba, pero nunca te atreviste a tocar.
Si miras viejas fotos de viajes perdidos, de lugares ocultos a los ojos de la vulgaridad.
Si deseas que pase la Navidad, si has llegado hasta aquí, si estás vivo, créeme, no estás solo, yo te sigo.

SergioMiramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: